Un plan perfecto técnicamente sin creatividad, no es un buen plan - Félix Muñoz

En los últimos años, varias circunstancias han afectado al modelo de marketing que todos conocíamos que durante las últimas décadas tan buenos resultados ha ofrecido a marcas y empresas.

En primer lugar la crisis económica ha provocado profundos cambios en los comportamientos de clientes y consumidores de las empresas, y ha dejado a las empresas con menos recursos disponibles para comunicar eficazmente con ellos.

Por otro lado la revolución digital que vivimos por al impacto de las nuevas tecnologías y la comunicación digital, que ha cambiado dramáticamente el modelo de comunicación.

Y por último, el modelo publicitario tradicional, con anunciantes, agencias y medios, como principales protagonistas, que ha perdido eficacia debido a los problemas acumulados a lo largo de los años, le han ido restando eficacia y los ha dejado obsoletos.

Estas tres circunstancias juntas han formado una mezcla explosiva que en poco tiempo han dejado inservibles muchos de los principios que los departamentos de marketing siguen manteniendo como válidos, mientras hay empresas que han evolucionado su manera de gestionar la comunicación de una manera drásticamente diferente, consiguiendo fantásticos resultados de negocio en un contexto adverso. Toda empresa que quiera sobrevivir en este nuevo escenario y asegurar sus resultados en el futuro, ha de transformar la manera de gestionar su marketing y su comunicación, porque la economía se recuperará con seguridad en el futuro, pero el antiguo modelo de gestión de la comunicación no volverá nunca a funcionar como lo hizo antes.

El marketing sistémico es un concepto que evoluciona la manera de hacer marketing del siglo pasado. Está basado en una visión abierta y holística de la manera en que las marcas se relacionan con sus clientes, considerando que la percepción es la consecuencia de una infinidad de contactos entre ambos de muy diversa naturaleza y a lo largo de mucho tiempo.

Para que la comunicación sea eficaz en este nuevo escenario, ha de cumplir estos requisitos:

Tener una sólida Estrategia de Comunicación que de sentido a los planes que se pongan en marcha, conecte el negocio con las acciones tácticas y mantenga a largo plazo la dirección y los objetivos de la empresa.

Desarrollo de Planes de Comunicación claros, donde estén perfectamente definidos los mensajes a transmitir y los canales que serán los encargados de hacerlo, considerando que cualquier punto de contacto con el cliente es capaz de moldear la percepción y por tanto beneficiar (o perjudicar) al negocio.

Promover la creatividad en absolutamente todas las fases del proceso de construcción y ejecución de los planes. La creatividad es el ingrediente clave de cualquier acción y hoy en día lo que determina que los contenidos y los mensajes sean captados por los clientes.

Un plan perfecto técnicamente sin creatividad, no es un buen plan.

La creatividad también es el principio activo de la innovación en todas las facetas del negocio; por tanto, saber introducir los elementos que hacen posible la creatividad y eliminan todas las barreras que continuamente la frenan, son puntos imprescindibles en todo este proceso.

Gestionar de manera integrada la comunicación de la empresa, destruyendo los silos que actualmente tienen aprisionadas a las estructuras de las grandes empresas y que construyen en definitiva un mensaje pobre e incoherente hacia sus clientes.

Considerar la comunicación como un proceso contínuo, donde la experiencia del cliente es la clave para entender como se va modelando la imagen de las empresas, y donde cada interacción, además de afectar a la percepción, hoy es capaz de aportar información muy valiosa para mantener los vínculos con las personas que nos interesan. La gestión de la información, la capacidad de analizar los datos para transformarlos en información que ayude a tomar decisiones importantes de negocio es imprescindible en la gestión del marketing actual.

La tecnología hoy ya es la base del marketing y la comunicación y cada vez más en el futuro, será la que marque la diferencia en el éxito de los negocios. Los gestores de marketing no pueden coformarse con entender la tecnología que usan sus clientes, sino que tiene que ser capaz de profundizar en ella para obtener ventajas nuevas en su aplización a cada negocio. Un profesional del marketing hoy tienen necesariamente que ser un profundo conocedor de la tecnología y de su capacidad para ser aplidada en muy diversas maneras.

Todos estos puntos están contemplados en la metodología creada para aplicar el marketing sistémico a cualquier negocio o empresa, independientemente de su tamaño o de su actividad. Por otro lado es una metodología realmente sencilla, posible de aplicar sin grandes traumas organizativos, y de probada eficacia en muchos casos en los que ha sido implementada.

Felix Muñoz es un profesional en marketing y comunicación, con más de 25 años de experiencia en este área en empresas como Coca-Cola, Telefónica, Movistar y Cepsa. Será el protagonista de la próxima Masterclass LiveXperience que tendrá lugar el próximo jueves 10 de octubre en ICEMD. ¿Nos acompañas?

Comentarios

Deja tu comentario: