social-commerce

2018 es el año del social commerce, una estrategia de marketing que aumenta las ventas de nuestra marca de forma directa. Pero, ¿en qué se diferencia de las acciones y herramientas de community management? ¿Cuáles son sus tendencias?

En un mundo hiperconectado a través de las redes sociales en el que las marcas se han centrado en desarrollar estrategias para conseguir fans y crear “engagement” (interacción entre consumidores y marcas para crear un sentimiento de apreciación e identificación del consumidor con la marca), irrumpe el social commerce. Esta nueva aproximación de las empresas al entorno social se aprovecha directamente de ese engagement para vender.





Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital




¿Qué es el social commerce? 

Durante muchos años, los expertos en marketing han utilizado los canales de social media para “caer bien” a los usuarios, aumentar la visibilidad de las marcas y desarrollar un servicio de atención al cliente multicanal. El social commerce nos permite vender directamente a los usuarios, aprovechando las redes sociales o bien utilizando las recomendaciones en social media de los influencers.

¿Cómo utilizar el social commerce?

Las 3 tendencias claras en social commerce son el uso de influencers, el aprovechamiento de los impulsos de compra en redes sociales y el “social rating”, puntuaciones colectivas de productos y servicios.

1: Uso de infuencers 

Las empresas han recurrido a los influencers desde hace años para crear “branding” y posicionarse como marca dentro de un espectro concreto. Hoy en día, estas “celebrities sociales” que dominan el uso de los social media son auténticas “locomotoras de venta”, consiguiendo vender prácticamente cualquier producto de manera inmediata.

Nombres como Lovely Pepa, Dulceida, Pepino Marino o Pelayo son un referente para las marcas, con quien cierran contratos de colaboración con meses de antelación, de igual manera que ocurre con los anuncios de TV en la final de la Champion League o la Super Bowl.

Los precios de los “social influencers” se han disparado. No es simple cuestión de aumento de la demanda por parte de las marcas: un paquete de social commerce con un influencer con más de un millón de seguidores en Instagram que incluya, por ejemplo, un vídeo en su canal de YouTube, tres Instagram stories, un post en Instagram, un post en Facebook y un post en su blog (con los consiguientes tracking links que aporta la marca para detectar cuántas visitas y ventas online que consigue el influencer en cada uno de sus canales sociales), logran disparar el tráfico y las compras.

¿Cómo saber qué influencer es el más adecuado para mi marca? Con los influencers ocurre lo mismo que con los medios de comunicación: unos ofrecen mucha visibilidad, otros llegan a menos público pero aportan mayor segmentación y otros son leídos por muchas personas que responden al perfil de público “aspiracional” (es decir, usuarios que siguen a esos influencers porque desean formar parte de su mundo aunque, debido a su menor poder adquisitivo, no podrán comprar los productos publicitados por el influencer). Es aquí donde entran en juego los conceptos “microinfluencer” y “macroinfluencer”:

2: Aprovechamiento de los impulsos de compra en los canales sociales 

Se acabaron aquellos años en los se repetía que “los usuarios solo quieren socializar en las redes sociales, no comprar”. Ahora mismo, redes sociales como Instagram, Facebook o Pinterest consiguen despertar los impulsos de compra del usuario. ¿Cómo? Mediante la presentación de productos y servicios en un entorno contextualizado, transformando los artículos en “productos cool” o productos que refuerzan los valores personales de los usuarios. Para que estos impulsos se transformen en adquisiciones, es clave que el proceso de compra creado por las marcas para sus estrategias de social commerce sea muy rápido.

Es precisamente aquí donde Instagram se erige como rey de reyes en convertir impulsos y emociones en compras. Instagram es el canal de social commerce por excelencia para el público más joven y también para productos con valores de marca “cool” o relacionados con el estilo de vida. Existen herramientas además que permiten al usuario pasar directamente de una foto de producto en Instagram a la página de compra de ese artículo. Y ello sin pasar por la home de nuestro eCommerce, como ocurría hasta hace unos meses, con lo que se consigue acelerar el proceso de compra.

Pinterest es otro canal perfecto de social commerce. De hecho, el 5% del tráfico mundial del tipo “referral” se origina en Pinterest. Y no solo eso, los usuarios también pueden comprar gracias al botón “Buy Now”, el cual podemos integrar en nuestro perfil en Pinterest.

3: Social Rating o puntuación

Es una herramienta de social commerce que aumenta las ventas gracias a las puntuaciones realizadas por la comunidad de usuarios y que es característica de Amazon, Facebook, Google o TripAdvisor, entre otros. También podemos incluir estrategias de social rating en nuestro propio eCommerce para conseguir que los compradores opinen sobre los artículos adquiridos y la experiencia de compra. Plataformas como Trusted Shop o Ekomi ofrecen una integración sencilla que permitirá que las recomendaciones sociales realizadas por los usuarios aumenten la tasa de ventas de nuestro site.

En definitiva, el social commerce abre todo un nuevo espectro de posibilidades. Nos presenta una nueva forma de comunicarse y de realizar el proceso de compra-venta entre el consumidor y la marca. Un proceso en el que el usuario es el emisor, receptor y el canal de la comunicación.

Aprende todo sobre las tendencias actuales en eCommerce formándote con el Programa Superior en Comercio Electrónico de ICEMD. Toda la información e inscripciones, aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

kakbrus - hace 1 mes

Don't be that way. I just wish you could feel what my say Kind of mood that you wish: fnaf

Renush - hace 1 mes

First, ensure Bluetooth is enabled on your computer. Many computers come with Bluetooth support, but it may be disabled by default to how to fix connections for bluetooth audio devices and wireless displays in windows 10 You can often find a Bluetooth on your laptop’s keyboard or in your computer manufacturer’s included software.

Jorge - hace 10 mes

Increíble cómo se ha subido el precio de los influencers, llegará un tiempo que sean más caros que hacer display en un medio

Deja tu comentario: