app nativa

Descubramos las bondades y los riesgos de crear una App móvil en formato nativo. Tienes que decidir si es la opción que se ajusta a tus requisitos y posibilidades o no.

Empecemos por el principio… ¿realmente necesita tu empresa o tu estrategia de marketing una aplicación móvil? Esta es la primera pregunta que debemos resolver. Si no vas a conseguir diseñar una propuesta atractiva que conecte con tus usuarios potenciales y que genere engagement para que la aplicación tenga un sentido para esos clientes, sencillamente no sigas leyendo este artículo y escoge otras opciones del marketing digital.





Descarga gratis la guía: La estrategia en el Mobile Marketing




Si por el contrario lo ves claro y has encontrado esa propuesta de valor que hará que los usuarios utilicen la aplicación en su rutina de interacción con tu marca o servicio, entonces subamos el siguiente peldaño del escalón en el desarrollo de la App nativa.

En este segundo paso, debemos analizar las ventajas e inconvenientes que tiene crear una aplicación móvil nativa. Existen otras alternativas de Apps, por lo que si en tu caso pesan más los inconvenientes que las ventajas, podrás optar por otras alternativas en lugar de desarrollar una aplicación nativa.

Debemos conocer que cuando se hace una aplicación nativa, ésta se crea específicamente para una plataforma concreta. En ese proceso, tenemos que tener el cuenta el Sistema Operativo para el cual se va a crear, así como las posibilidades de manejo del hardware que me ofrece ese Sistema Operativo. Cada Sistema Operativo tiene unas reglas y utiliza un lenguaje de programación específico, que no tiene que coincidir con el de otros. De hecho, actualmente cada Sistema Operativo móvil utiliza un lenguaje de programación diferente. Esto obliga a que cada aplicación nativa se desarrolle en un lenguaje de programación distinto en función de ese Sistema Operativo. Como bien sabemos hoy en día los líderes del mercado en este campo son iOS (Apple) y Android (Google), aunque también podemos encontrar Windows Phone (Microsoft), RIM (BlackBerry) y otros, alguno de ellos en proceso de extinción. Pero es posible que aparezcan nuevos en un futuro. Tendremos que estar atentos.

Cada plataforma ofrece a los desarrolladores un SDK propio para facilitar la creación de la aplicación con las librerías adecuadas y, además, ofrece una herramienta para el proceso de carga de la aplicación en la tienda de aplicaciones correspondiente.

Al crear una aplicación nativa conseguimos explotar al máximo las capacidades del dispositivo sobre el que se instala. Estas aplicaciones pueden ejecutar gran parte de sus lógicas en el mismo dispositivo móvil o tablet, lo que permite ahorrar en comunicaciones (que ralentizan la ejecución), utilizar la memoria y procesadores del mismo… En resumen, la aplicación nativa está hecha a medida del Sistema Operativo y se beneficia de él aprovechando incluso el look&feel nativo del dispositivo, eso sí, con un tamaño de App posiblemente superior al de otras opciones.

Está claro que si tenemos que hacer tantas versiones como Sistemas Operativos, eso implicará varios aspectos que tenemos que tener en cuenta:

Si lo analizamos desde el punto de vista del posicionamiento en la tienda de aplicaciones (ASO), las aplicaciones nativas juegan con una ligera ventaja sobre el resto en ese scoring de los algoritmos de posicionamiento.

Son múltiples variables a contemplar en la elección de la opción más conveniente que al final se deberá traducir en un ROI positivo. No se trata sólo de cuánto presupuesto tienes, si no de si la inversión merece la pena.

El Curso Especializado en Mobile App Marketing de ICEMD, El Instituto de la Economía Digital de ESIC, aborda conocimientos técnicos y estratégicos para los profesionales involucrados en la toma de decisiones. Más información e inscripciones aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: