José María Baños

ICANN, la agencia responsable de la gestión de los dominios en Internet, ha abierto el proceso para el registro de nuevos dominios genéricos de primer nivel (New gTLD). Para aquellos interesados, el plazo se abrió el pasado 12 de enero de 2012.

En la actualidad, hay 22 gTLD (como por ejemplo “.com”. “.org” o “.net”), pero pronto podría haber cientos de ellos Ej. “.blackberry”. Cualquier entidad, de cualquier parte del mundo, puede presentar una solicitud de un nuevo gTLD.

Requisitos, procesos y costes de qTLD

Aquellos interesados en este tipo de registro cuentan con un plazo de 3 meses, hasta el 12 de abril de 2012, para presentar una solicitud de registro de un nuevo gTLD.

Para ello, se debe acreditar el derecho que se tiene sobre el nombre que se pretende registrar que, en algunos casos, será difícil puesto que hay determinadas palabras que tienen varios usos como sería por ejemplo la palabra “blackberry” ya que se trata de un color, una fruta y una marca al mismo tiempo.

En este caso se crearía un conflicto: ¿quién tiene más derechos sobre la palabra “blackberry”? ¿Un vendedor de moras, el titular de la marca o bien cualquier interesado que pueda acreditar la utilización del color morado en el marketing de su actividad como una identificación con su marca?

Los nuevos dominios no estarán accesibles en Internet hasta el año próximo, ya que la ICANN, durante el 2012, estudiará y validará las peticiones que se hagan durante los 3 meses que ésta concede para el registro de los nuevos dominios.

Aproximadamente 2 semanas después del cierre del período de presentación de solicitudes (12 de abril de 2012), la ICANN publicará todas las solicitudes recibidas, incluyendo las cadenas de caracteres solicitadas, los nombres de los solicitantes, el tipo de solicitud, la misión/propósito del gTLD propuesto y otros datos de la solicitud que sean de divulgación pública.

Una vez validado y aceptado el dominio, los titulares serán responsables de la administración del registro de dominios que quieran acogerse al suyo, como ocurre ahora con .com o .net.

Los costes del proceso de registro son bastante elevados, pues solamente la presentación de una candidatura para el registro de un dominio de este nivel supondrá el pago de 185.000 Dólares (144.000 Euros aprox.). Además de este desembolso inicial, el mantenimiento del dominio costará otros 25.000 dólares anuales (más de 19.000 euros). Por tanto, por el momento, solo aquellas empresas con una capacidad financiera poderosa podrán entrar al juego y ser las primeras beneficiadas con los nuevos gTLD’s.

 

Riesgos para los que no registren dominios sobre los que tienen derechos

Cualquier organización pública o privada en cualquier lugar del mundo puede presentar la solicitud para crear y operar un nuevo registro de gTLD. Los solicitantes necesitarán demostrar la capacidad operativa, técnica y financiera para ejecutar un registro y cumplir los requisitos adicionales específicos.

La solicitud de un nuevo gTLD no es lo mismo que comprar un nombre de dominio. De hecho, un solicitante de un nuevo gTLD está solicitando la creación y el funcionamiento de un negocio de registro que sostiene al sistema de nombres de dominio de Internet.

Esto tiene consecuencias para aquellos que tengan intereses en una misma palabra. Las empresas deberán realizar registros preventivos para evitar el futuro registro de un dominio que pueda competir con el suyo. Esta apertura supondrá un incremento de costes para las empresas, más peligro de fraude y confusión entre los consumidores.

Usando el ejemplo mencionado en el apartado anterior, si el titular de la marca “blackberry” decide no registrar este dominio y lleva a cabo dicho registro una empresa de venta de fruta, una vez que los usuarios de Internet busquen la palabra “blackberry”, además de diversas páginas sobre dispositivos telefónicos, aparecerán también todas aquellas páginas sobre venta de fruta que estén registradas con el dominio “.blackberry” y esto creará confusión a los consumidores y usuarios y un perjuicio para los titulares de las marcas.

Beneficios y posibles riesgos para aquellos que presentes una solicitud

La decisión de solicitar un nuevo dominio de este tipo no debe tomarse a la ligera.

Cuando se solicita un nuevo gTLD, se está solicitando en realidad un negocio de registro, puesto que el titular de este dominio será responsable de una pieza fundamental y altamente visible de la infraestructura de Internet. Así como Verisign es responsable de todos los nombres de dominio registrados en el dominio “.Com” de nivel superior, el titular de un nuevo gTLD sería responsable de todos los nombres de dominio registrados con ese dominio nuevo (ej. “algo.blackberry”).

Esto podría beneficiar en primera instancia al liderazgo y posicionamiento de la empresa, el marketing y la competitividad. También se daría libertad a quien lo registre para su venta, otorgar licencias de uso o hasta apropiarse por completo del dominio, evitar que la competencia lo registre y dar una imagen más exclusiva en Internet.

José María Baños es abogado y Socio Responsable del Departamento de Derecho Digital y Propiedad Intelectual de LeQuid, además de profesor del Programa Superior de Proximity & Mobile Marketing de ICEMD. José María es Máster Especialista en Derecho de las Nuevas Tecnologías por la Universidad Pontificia de Comillas y asesor en protección de datos, comercio electrónico, contratos de sorfware y acuerdos de confidencialidad (NDA), propiedad intelectual, entre otros muchos campos relacionados con Internet. Si quieres seguir a nuestro profesor en Twitter: @banoslog

Comentarios

Deja tu comentario: