cliente digital

En la era de la transformación digital, el elemento humano sigue siendo clave en la atención prestada desde los contact centers.

El cliente digital sigue llamando al contact center. No le suele agradar, porque su tiempo es precioso y, sólo de pensar que tiene que esperar en una cola, se le ponen los pelos de punta. El cliente digital no espera: accede a la información de manera inmediata a través de su dispositivo, no sabe lo que es ir a una ventanilla para comprar una entrada o para pagar un recibo. Apenas conoce su sucursal bancaria y realiza hasta sus micropagos con el móvil. Entra en los aparcamientos en los que reconocen su matrícula y se salta la cola del peaje con su tele-tag. Si quiere comprar, accede a comparadores y sitios donde haya fiables opiniones de usuario. Compra de manera segura y hace el seguimiento de sus pedidos online.





Descarga gratis la guía: Retos oportunidades y consejos de la Economía Digital




En su relación con el contact center, al cliente digital le encanta hacer sus solicitudes a través de un formulario web o un correo muy fácil de rellenar, con los vínculos al producto o el contrato, donde tiene que rellenar los mínimos campos. Y, en caso de necesitar mayor interactividad, ya le va bien chatear con un agente humano. Si está enfadado, muestra su disconformidad a nivel público en redes sociales y puntúa con estrellas cómo han resuelto su incidencia.

Los contact centers y las empresas de servicio, en general, están experimentando una gran transformación en sus servicios de atención. El volumen de transacciones de negocio, de información, servicio o compra que se han ido digitalizando en la última década han tenido una evolución mucho más que notable. Ahora lo extraño es encontrar negocios en los que no puedas relacionarte de una manera digital con la compañía.

Este cliente digital es, por tanto, exigente. Está acostumbrado a la eficacia que ofrece el mundo online, la transformación digital, que nos ha permitido hacer fácil lo cotidiano. Es exigente y requiere inmediatez y fiabilidad.

Sin embargo, el cliente digital también llama. A veces, no queda más remedio. Agotadas las “vías digitales”, requiere hablar con una persona para resolver ese tema al que no han dado solución. O mandar un correo que no conteste una máquina, sino una persona. Y traslada todo su nivel de exigencia al mundo “analógico” de la llamada o el correo. No desea esperar, quiere un agente formado, profesional y que tenga toda la información a su alcance. Que no le conteste con inexactitudes o evasivas.

¿Cómo alcanzar y superar esos niveles de exigencia? Con algo que a los canales digitales aún le queda por alcanzar: la calidez, el calor humano, la empatía, la cordialidad, la transmisión de “buen rollo”. El reto de la atención al cliente desde los contact centers en la era digital vuelve a estar en aquello que es muy difícil de crear y de copiar: el estilo de empresa, la cultura, los valores, la manera de entender al cliente, sus necesidades y sus emociones.

Desde las emociones, llegaremos al motor de las decisiones, que es el corazón de los clientes. Decisión de compra, decisión de plantear una queja o decisión de permanencia. Combinar adecuadamente el peso de la digitalización y los procesos automáticos, junto con una atención al cliente digital cargada de empatía y emociones, es el reto y la clave del éxito en el mundo de los servicios.

¿Quieres formarte en la gestión de servicio al cliente y redirigir tu carrera? Estudia el Programa Superior de Dirección y Gestión de Servicio al Cliente de ICEMD. Encuentra toda la información e inscripciones aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

DoveMougs - hace 2 mes

If you need something startup new? Open and look at this site. Only there the choice of horny for every will and completely free! They are hardcore slaves, they will and want do anything you command ! http://gov.shortcm.li/kings#H25

Deja tu comentario: