departamento de rrhh

Descubre porqué los departamentos de RRHH han dejado de llamarse así y cómo impacta en el entorno digital.

Las organizaciones han cambiado su orientación empresarial, alejándose del concepto de recursos para acercarse a las personas.





Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital




Todo evoluciona. El entorno, las costumbres, los sectores, las empresas… El mundo avanza a un ritmo vertiginoso obligándonos a pensar más en el mañana, si cabe, que en el hoy.

El entorno en el que las empresas operan es cada vez más integrado, superando las viejas barreras entre lo analógico y lo digital, de la misma manera en la que las personas actuamos en nuestra vida diaria. Esto nos permite hablar abiertamente de un nuevo tipo de organización: la organización integrada.

Esta integración ha obligado a poner patas arriba todo lo conocido hasta ahora. Ya no son las empresas las que imponen metodologías y estructuras, sino que el entorno ha condicionado a las personas. Son estas personas las que de manera natural han creado relaciones y procedimientos a través de los cuales avanzar en sus trabajos.

Los departamentos de RRHH no han sido ajenos a esta evolución. Una evolución que ha supuesto una revolución y en la cual han asumido un papel fundamental. Evangelizando y siendo motor, en un primer momento, en la interiorización a nivel operativo de la transformación digital; y en un segundo, asumiendo la importancia y responsabilidad que se les presumía y de la que sin embargo no se les dotaba.

Para llevar a cabo este proceso de innovación ha sido necesario superar viejos y arraigados modelos como el concepto “persona-recurso”. No es casual que actualmente los departamentos de  RRHH hayan pasado a llamarse departamentos de talento o, directamente, de personas.

Hoy por hoy, un departamento de personas debe ser y considerarse:

El cambio ha llevado a eliminar estigmas sobre sus tareas y, sobre todo, a poder explotar todo su potencial. La posibilidad de trabajar sin eufemismos ni tabúes sobre el talento, sin recelos ni miedos sobre las personas, han llevado, entre otras consecuencias a la maximización del departamento de talento.

Todo funciona como una rueda que se retroalimenta; apostar un departamento de personas integrado, funcionando a pleno rendimiento, implica apostar por las personas, es decir, apostar por el desarrollo del talento. Los empleados de una empresa en la cual se desarrolla el talento sienten, en su gran mayoría, reconocimiento y apreciación por su trabajo. Esto trae un mejor desempeño y, por lo tanto, una mayor satisfacción de los clientes. Un cliente satisfecho aporta un mayor beneficio a la compañía, luego una mayor posibilidad de reinversión en el propio departamento de personas, y el deseo de nuevo talento externo de entrar en nuestra organización.

En conclusión, sólo hace falta un primer paso para empezar a producir este movimiento. Un paso más allá de la transformación digital, en pos de las personas. Sólo gracias a ellas y a la guía de un departamento de personas, podremos llegar a alcanzar la organización integrada. El Senior Management Program en Digital Talent de ICEMD dota a los profesionales de departamentos de rrhh (departamentos de personas) de herramientas y conocimientos para el desempeño óptimo de su labor en el cambiante entorno de la economía digital. Más información e inscripciones aquí.

El departamento de RRHH ha muerto, larga vida al departamento de personas.





Descargar e-Book


Comentarios

Gaberiel Borquela - hace 1 año

Excelente artículo, el autor del mismo detalla perfectamente todos los cambios que están sucediendo en la sociedad en el día a día, y como apostando por este cambio en forma de las personas es lo que lleva a las empresas a mejorar en todos sus aspectos. Muy buen artículo, y muy buena manera de cerrarlo, dejando que pensar. Felicitaciones por la redacción

Deja tu comentario: