ratio de conversion

Cuando no nos encontramos bien nos tomamos la temperatura para controlar nuestro estado de salud, y si el termómetro indica que tenemos fiebre buscamos las causas y las atacamos con los fármacos adecuados. Algo muy similar ocurre en un negocio online cuando la venta cae.

Cuando la venta cae y no cumplimos el volumen previsto concluimos que nuestro negocio no está bien: “está enfermo” y el ratio de conversión nos da una clara indicación de por dónde puede estar el problema y, por lo tanto, la solución. Antes de valorar mediante el ratio de conversión,  es importante conocer cuál es el valor del mismo cuando nuestro negocio está sano, cuál es su temperatura óptima en estado de buena salud. Este dato nos servirá de referencia para valorar la situación y calcular el nivel de gravedad en caso de descenso. Por ejemplo, en un negocio de venta de libros por internet el ratio de conversión es el porcentaje de clientes que terminan un pedido del total que nos visita, es decir, si en situación de buenos resultados el negocio recibe al día 100.000 visitas y hace 5.000 pedidos, su ratio de conversión es de 5%. Por lo tanto cualquier variación a la baja  de este porcentaje indica que alguno o varios elementos  de nuestra estrategia comercial y marketing no están funcionando bien.





Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital




Aunque el ratio de conversión es único, lo podemos dividir por tramos de actuación para desgranar bien el proceso y acotar los puntos que requieren revisión. Además, existen variaciones del ratio de conversión: puede ser de visita a final de proceso de compra (ratio de conversión pedido), o de visita a formulario de contacto (ratio de conversión a lead), o también de contacto telefónico (ratio de conversión a llamada). Dependerá en cada caso del tipo de negocio y los canales que entren en juego.

Por ejemplo,  en los negocios de venta de servicios por internet como  seguros y telefonía, normalmente se combinan dos canales para conseguir finalizar el acto comercial. Los clientes pueden empezar el proceso online y durante el mismo pueden ser apoyados por el canal telefónico para finalizar la venta. En estos casos medimos tanto el ratio de conversión pedido del proceso online como el  ratio de conversión llamada.

Volviendo al diagnóstico, cuando un ratio de conversión baja pueden estar fallando diferentes cosas:

En definitiva, el ratio de conversión es un fiable indicador de nuestra estrategia en canal online. Medirlo, conocerlo bien y seguir sus variaciones diariamente garantiza control sobre lo que ocurre alrededor de nuestro negocio.

El Programa Superior en Comercio Electrónico de ICEMD, el Instituto de la Economía Digital de ESIC, aborda esta y otras cuestiones cruciales para los profesionales digitales. Puedes encontrar más información y detalles de inscripciones aquí.





Descargar e-Book



Comentarios

Deja tu comentario: