modelos de negocio innovadores

La innovación es un factor clave, pero no es suficiente para conseguir un modelo de negocio exitoso en el mundo digital. Analizamos su importancia, la del cliente y fijamos los factores para lograr modelos de negocio innovadores de éxito.

Innovar se ha convertido en la principal motivación de todo emprendedor que se precie, tanto si uno está pensando en crear su propia empresa como si consideramos a intraemprendedores dentro de organizaciones ya establecidas. Sin embargo, ¿es esa una clave para triunfar? ¿Qué modelos de negocio innovadores lo logran?





Descarga gratis la guía: Retos oportunidades y consejos de la Economía Digital





En qué se basan los modelos de negocio innovadores 

Si hablamos de innovar, podemos hacer diversas clasificaciones basadas en múltiples criterios: innovación abierta, disruptiva y continua, por citar algunas). Si nos fijamos en su aplicación, tenemos la innovación de procesos, de productos o servicios y la que más nos interesa en este caso: la innovación de modelo de negocio.

Cada día aparecen nuevos escenarios digitales disruptivos en los que tecnologías como el big data, blockchain o la inteligencia artificial están dando pie a la creación de múltiples posibilidades de estructuración de modelos de negocio, los cuales eran hasta ahora imposibles o, al menos, impensables solamente unos años atrás.

Innovar con el modelo de negocio propuesto incrementa las posibilidades de esquivar a la competencia, posicionándose de manera preferente en la cabeza del cliente, facilitando el acceso a los tan deseados océanos azules de oportunidades poco explotadas.

Vistas las innegables ventajas de la innovación, conviene tener la cabeza fría a la hora de plantearnos nuestra iniciativa emprendedora de una manera adecuada, valorando la novedad de nuestro modelo en su justa medida.

La innovación nunca debe ser un fin en sí mismo: sólo tiene significado si ese modelo de negocio resuelve un problema insatisfecho de un segmento de clientes, quienes tienen que estar dispuestos a entregar su dinero a cambio del valor que les ofrecemos.

Alexander Osterwalder dio un vuelco al tradicional y voluminoso concepto de plan de negocio al crear su famoso Business Model Canvas. Esta herramienta increíblemente esquemática aborda la descripción del negocio en cuestión no tanto por la rentabilidad prevista, basada la mayor parte de las veces en hipótesis tan endebles como el entusiasmo del autor permitiese, sino en la capacidad de creación de valor para sus clientes, resaltando la importancia de las relaciones necesarias, tanto internas como con el mercado que dicho modelo debería tener, para optimizar esta creación de valor.

Del mismo modo, el Canvas y su metodología asociada de creación de la propuesta de valor son un excelente punto de partida, ya que nos permite fijar los cimientos de nuestro negocio en unas bases sólidas que pongan la necesidad del cliente en el lugar prioritario que merece.

Por lo tanto, no es la oportunidad tecnológica, ni en sí mismo la originalidad de nuestra propuesta, ni siquiera la calidad que nosotros mismos apreciemos en nuestro producto, lo que va a garantizar el éxito de nuestro negocio, sino la percepción de ese juez universal que va a dictar sentencia sobre nuestro modelo de negocio que es el cliente.

Algunas recomendaciones a la hora de lanzar un modelo de negocio innovador con altas probabilidades de éxito serían las siguientes:

La innovación es fundamental para lanzar un proyecto o hacer crecer uno existente. Para especializarte en este campo, fórmate con el Senior Management Program in Digital Innovation de ICEMD. Toda la información e inscripciones, aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: