diseno app

Recorremos la trayectoria de las aplicaciones, desde su lanzamiento revolucionario, hasta la actualidad para sacar conclusiones y metodologías aprendidas de las startups para lograr el diseño App con éxito.

En 2017 se cumplen 10 años de la presentación del iPhone por parte de Steve Jobs. Jobs nos presentaba, y ponía a disposición de la comunidad de desarrolladores, la Apple App Store. Unos meses más tarde, Google haría la mismo con la presentación del sistema operativo Android y su App Market (ahora Google Play Store). Esto supuso una auténtica revolución para el sector del diseño de Apps.





Descarga gratis la guía: La estrategia en el Mobile Marketing




Como sucedió con el nacimiento de Internet, este hito supuso el nacimiento de muchas empresas con modelos negocio disruptivos o startups que, con su App, revolucionarían (de nuevo) muchos sectores: por ejemplo, viajes y alojamientos, clasificados, videojuegos, comunicación y mensajería, e-commerce, distribución o taxi, entre muchos otros. A su vez, obligó a medianas y grandes empresas que se encontraban en proceso de transformación digital (o empezaban a pensar en esa posibilidad) a plantearse la transformación mobile.

Por otro lado, y en ese mismo nacimiento de las App Stores, las primeras Apps  se publicaban por un solo desarrollador (muchas veces ni tan siquiera contaba con la ayuda de ningún diseñador) o bien equipos de desarrollo coordinados de grandes empresas que se dedicaban a replicar la web en su App móvil. También se daba el caso de lanzar aplicaciones que acompañaban una acción de marketing, la mayoría de ellas sin mucho éxito, bien porque la experiencia de usuario no era muy buena o porque no se cubrían las necesidades de los usuarios.

Todos aprendimos de esto y, desde el aprendizaje, se consolidó la metodología para la creación de nuevos negocios, productos o servicios digitales como aplicaciones móviles. A su vez, hemos visto cómo grandes empresas, muchas amenazadas por el crecimiento de estas disruptivas startups, han empezado a innovar y a considerar el canal móvil como parte de su estrategia de empresa centrada en el cliente. Del mismo modo, han considerado este canal para mejorar procesos de negocio con proveedores y distribuidores, dando protagonismo a las Apps, en su diseño y desarrollo, pasando a ser residuales las de marketing que simplemente buscaban el efecto wow.

Es desde el aprendizaje de estas pequeñas empresas de nueva creación o startups, de su agilidad y la optimización de recursos, de donde nacen diferentes frameworks que permiten crear nuevos negocios, productos o servicios móviles. El objetivo es minimizar la incertidumbre implícita en estos procesos, como puede ser el diseño de una App realmente novedosa y de éxito. Este modelo híbrido de metodologías nos ayuda a:

diseño app

Combinando las metodologías o frameworks es desde donde podemos diseñar productos o servicios basados en Apps con mucho menos riesgo. Así, utilizamos la experimentación, validamos que la hipótesis de la idea de aplicación móvil que tenemos no es tan buena, o no como pensábamos, sin necesidad de hacer un gran esfuerzo para el lanzamiento de la App con todas las características.  Esto nos permite lanzar un Producto Mínimo Viable (MVP) al mercado para validar que realmente esta App es necesaria, lo que nos garantizará, si la respuesta es positiva, que vayamos a tener muchas descargas.

Se ha creado ciencia donde antes solo había arte y son muchas las empresas, de todo tipo, las que ya han adoptado estas metodologías en sus organizaciones para mejorar sus procesos y dinámicas de trabajo en el diseño y construcción de nuevos productos o servicios digitales.

A la espera de que en los próximos años se vayan consolidando nuevos modelos de interacción digital, como la realidad aumentada o los sistemas conversacionales, hoy en día es un hecho que el móvil es el dispositivo rey: el que más cerca tenemos, el que más veces consultamos y donde podemos encontrar a nuestros usuarios o clientes.

El reto, cuando se trata del diseño de una App de éxito o de un nuevo producto o servicio basado en una App, reside ahora en integrar correctamente el modelo híbrido con los procesos de estas metodologías o frameworks sin morir en el intento, ya que cada una tiene una aproximación distinta en muchos de sus aspectos. A su vez, es conveniente conocer, aprovechar e integrar en las aplicaciones móviles otras tecnologías maduras o que están terminado de explotar, como Big Data, Inteligencia Artificial o Machine Learning, Internet of Things o la Realidad Aumentada, Virtual o Mixta.

¿Quieres saber más sobre la creación de App y todo su potencial? Puedes formarte y dedicarte a ello con el Curso Especializado en Mobile App Marketing de ICEMD. Toda la información e inscripciones, aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: