Formatos de Publicidad online: del ruido a la oportunidad. Gracias Sr. Jobs - Javier Batanero

La variedad de canales, soportes y formatos no debe llevarnos a olvidar lo que de verdad importa, que es algo de lo que hablaba Steve Jobs: cómo contamos “nuestra historia” de manera que se ajuste a nuestros valores con creatividad y con calidad.

Me invitan a compartir con vosotros, la comunidad ICEMD/ESIC, mi opinión sobre el interesante tema de los diferentes y múltiples formatos y soportes de publicidad online. Y la verdad, como no acabo de estar totalmente seguro de tener algo novedoso e interesante que decir, lo primero que me viene a la mente para resolver esta comprometida situación es algo muy habitual y siempre enriquecedor: ver qué decían los expertos, y de marketing y publicidad en general.

Y se me aparece rápidamente en mi imaginario habitual, uno de los “sospechosos habituales” (que diría en su aclamada película Bryan Singer): el Sr. Steve Jobs. Sin duda para mí, uno de los grandes gigantes del marketing de nuestro tiempo que ya advertía en el año 1997 a quien tuviera la suerte de poderle escuchar, “hay mucho ruido ahí fuera”. En definitiva, una sencilla y clara forma de expresar la cada vez más creciente dificultad que tienen las marcas para poder hacer llegar su mensaje de forma efectiva a sus posibles clientes y generar en ellos algún tipo de impulso y conexión emocional.





Descarga gratis la guía: Retos oportunidades y consejos de la Economía Digital




Y no puedo más que agradecerte Steve que nos recuerdes esa gran (pero a veces desde nuestro “pequeño mundo individual”) poco presente obviedad, y sonreír con la ironía de que fueses tú uno de los grandes impulsores de alguna manera de esta sobresaturación al ponernos tan fácil a todos generar contenidos, diseños, animaciones y demás…

La profecía autocumplida amigo mío, y lo que tú llamabas “ruido” hace ya más de veinte años cuando compartiste con nosotros lo que es para mí uno de los mejores alegatos sobre el marketing y la publicidad (y que podéis ver aquí por obra y gracia de YouTube. Como seguro ya sabes, no ha parado de crecer y hemos asistido a una verdadera eclosión de contenidos y de formatos y subformatos que los diferentes actores del sector digital han puesto a nuestra disposición para hacer publicidad: Banners, SEM, email marketing, mobile adds, Social ads, post patrocinados, video ads, reseńas o reviews patrocinados, contenidos “de pago” y demás.

Y claro, Steve, ante este incremento tanto de contenidos, canales y formatos, y llevados por una inevitable y más que previsible bajada en impresiones, interacciones, leads y en su efectividad en general una vez pasada la novedad, hemos recurrido como solías hacer tú con tus productos, a nuestra inmensa e innata capacidad de innovación, para dar a estos formatos de publicidad online una vuelta de tuerca tecnológica más y hacer que ahora nos permitan impactar a nuestros queridos posibles clientes en base a su comportamiento, hábitos o geoposición. Es lo que hemos venido a llamar retargetting, SOLOMO o behavioral marketing en tu idioma habitual.

 

Y la verdad sea dicha, a mí me parece toda una gran evolución del mundo digital y publicitario en general y me considero un afortunado de poder vivirlo y experimentarlo, ya que estoy convencido que la gran mayoría de posibilidades están todavía por descubrir y explorar. El Dorado o “Tomorrowland” de la publicidad online, o dicho de otra manera, el mundo soñado del responsable de marketing digital, que ni en sus mejores sueños habría podido imaginar tener a su alcance tanta variedad de formatos, soportes y medios online que le pueden ayudar a conseguir esos objetivos generalmente establecidos por la Dirección General.

Pero, ¿quién nos falta en este mundo ideal? Ah sí, se me olvidaba, algo que usted Sr. Jobs tuvo siempre muy presente en sus decisiones: los usuarios (léase followers, visitantes, registros o fans, o posibles clientes en un lenguaje más tradicional) y que digo también que quizás tengan algo que decir. Y aunque es difícil de saber por lo que parece y nos dicen los estudios o análisis basados en el conocimiento explícito (encuestas, estadísticas) y tácito (diálogo y co-creación), parece que aprecian por un lado la calidad e innovación de los nuevos formatos y soportes en general, aunque se sienten cada vez más saturados e invadidos por algunas prácticas quizás demasiado persistentes o intrusivas en lo que se considera como un espacio privado o de “intimidad”, bien sea éste su móvil,  Tablet o PC, o debería decir MacBook.

Pero también nos dan en sus respuestas otro gran insight si les queremos escuchar:  que esa “intromisión” no les molesta tanto cuando viene acompañada de una mejora igual o superior en la calidad del mensaje en sí, es decir, en el contenido, diseño y creatividad del anuncio digital. Pero desgraciadamente basta darse una vuelta por el mundo digital para ver que generalmente eso no es así.

Es como si de alguna manera, Steve, la abundancia de canales, soportes y formatos, nos hubiese permitido ocultar y olvidar lo que de verdad importa, lo que tú decías en tu speech: cómo contamos “nuestra historia” de manera que se ajuste a nuestros valores con creatividad y con calidad.

Y es ahí donde sin duda está, en mi humilde opinión, a día de hoy la gran oportunidad. En  saber combinar esta maravillosa evolución tecnológica y de oferta en los soportes y formatos de publicidad digital con algo que sólo el ser humano sabe hacer: crear y aportar valor de una forma original.  Sólo así podremos aprovechar todo el potencial del mundo digital  y dejaremos de replicar formas y formatos que ya veníamos utilizando en la llamada publicidad “tradicional” y que, no olvidemos, se diseñaron para unos medios, sea prensa, Radio o TV, que poco o nada tienen que ver en cuanto a sus capacidades de interacción con los medios del ecosistema digital, donde nuestros posibles clientes o usuarios nos están exigiendo a las marcas una participación más activa y “un diálogo más sincero” que la de ver un banner o poder hacer un simple click.

Pero bueno, eso ya es otra historia, Sr. Jobs, y como había prometido centrarme y dar mi opinión sobre los formatos de publicidad digital, escribir unas 700 palabras y ya voy por más de 1.000 y a la vez intentar incluir en cada párrafo las keywords “formatos de publicidad digital”, creo que  ahora toca ya despedirse rogándole al Sr. Google (perdóname Steve por acudir a la competencia) que por favor, indexe usted bien este artículo con la esperanza que  pueda llegar a cuanta más gente mejor y así tener la oportunidad de compartir ideas y experiencias, que nos permitan reflexionar sobre qué estamos haciendo bien y que podemos mejorar. Por mi parte prometo si me vuelven a ofrecer otras 1.000 palabras de oportunidad, volver a estar por aquí y dejaros algunas ideas y experiencias y sobre todo mi opinión. De momento aquí os dejo con un buen ejemplo a ver cómo lo veis.

¿Formato, soporte o contenido? ¿Por dónde deberíamos empezar? A ver qué os parece. Ya diréis. Hasta pronto y mis más sinceras gracias por vuestro tiempo y atención con todo el “ruido” que sin duda hay por “aquí”.

El Máster en Marketing Digital de ICEMD tiene como misión dotar a los profesionales de herramientas y conocimientos para enfrentarse a los retos de la economía digital. Información e inscripciones aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Jon Recacoechea - hace 9 mes

Como bien explica Jobs en su introducción al spot, todo girá en torno al mensaje que quieres transmitir. Si lo basas en descripciones técnicas de tu producto / servicio, no estas llegando al lado emocional de tu audiencia, obligándote a cambiar el mensaje cada vez que lanzas una mejora del mismo. Además en el tiempo tu competencia será capaz de ofrecer esa misma característica. Mientras que si en tu mensaje, trasmites valores culturales de tu Marca, tocas el corazón de la audiencia (emoción), el cual mueve el mundo. Pero para que se produzca este éxito, se deben alinear: > Marcas que hayan nacido con valores culturales: reales, diferenciales y consistentes. > Agencias y dptos de marketing internos que asuman estos retos de comunicación (riesgo), cuyos resultados no son a corto plazo y obligan a una consistencia en el tiempo, cuyos beneficios son a medio y largo plazo. Un tema apasionante. Gracias Batanero.

Deja tu comentario: