empresas industriales

Las empresas industriales en España se enfrentan a un momento de cambio sin precedentes. En este artículo revisaremos los fenómenos que se producen como consecuencia de la transformación digital en la industria española, y veremos más concretamente el caso de la industria de la movilidad.

Empresas industriales vs. Nuevos escenarios y paradigmas

Existe una realidad irrefutable en el ámbito de las empresas industriales en España, y es que cada vez más aparecen casos de negocios que convergen, como es el caso de las telcos con los contenidos. Así, pueden emerger escenarios extraños, como una situación en la que un proveedor se convierta en cliente o viceversa. Esto nos obliga a cambiar radicalmente nuestra mentalidad y forma de concebir el panorama actual. La razón de todo esto reside en el pivotaje hacia lo digital de la mayoría de las empresas industriales, lo que lleva a construir relaciones entre negocios que antes eran impensables.



Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital


Como consecuencia directa, asistimos a la aparición de la destrucción creativa, donde la destrucción de unos productos lleva al advenimiento de otros nuevos. Esto hace avanzar a todas las empresas industriales, pero trae consigo un inconveniente: la velocidad del cambio es más elevada que nunca y genera a las empresas una incertidumbre nunca antes vista.

Aparece la Nueva Economía (definida como una mejora en la tecnología que produce cambios estructurales y mejora de la productividad, tan profundo que llega a penetrar incluso en las esferas ideológicas), lo que significa que no sólo estos cambios se quedan en lo tecnológico ni en las empresas industriales, sino que también afectan a nuestras vidas, dinámicas de trabajo, perfiles profesionales, etc. Se trata, por añadidura, de un fenómeno muy estrechamente vinculado a la globalización que exige que la regulación esté acompasada, cosa que no sucede en muchos países.

Podemos advertir la presencia de esta “nueva industria” en tres tipos de actores principales:

Encontramos una prueba fehaciente de ello en la concentración cada vez mayor de empresas tecnológicas en el top 10 mundial por tamaño. Si efectuamos una proyección histórica, nos damos cuenta de que las mayores empresas tecnológicas de dentro de 10 años todavía no existen.

Las empresas industriales se adaptan: el caso de la automoción en España

Tomemos por ejemplo el sector del automóvil. Proyectando la misma serie histórica, nos encontramos que en los próximos 20 años, el sector del automóvil va a cambiar en mayor medida que en los últimos 100 años. Lo cual no quita que nos encontremos dificultades en estas empresas industriales directamente relacionadas con el usuario, el cual no tiene porqué saber guiarnos. Advertimos un ejemplo histórico a principios del siglo pasado, cuando en pleno advenimiento del automóvil los usuarios seguían pidiendo caballos más rápidos.

 

¿Cuáles son las principales tendencias tecnológicas en este sector? Según AMETIC, las prioridades son la interconexión, el machine learning y el 5G, que permite una latencia mínima y la posibilidad de dotar a los aparatos de una visibilidad en computación muy potente, además de poder procesar toda esta información en la nueve en tiempo real. Todo esto tendrá como resultado una alteración irreversible de los modelos de negocio tal y como los conocemos hoy.

Si tomamos como referencia los grados de automatización que podremos encontrar en los diferentes productos, tenemos que aunque vislumbremos un horizonte más bien cercano en el que unos negocios aparezcan y otros desaparezcan, todos ellos tendrán una cosa en común: la explotación de los datos.

Contaremos con un flujo de datos constante que provienen del cliente, que hace que tengamos que pasar de un modelo de causalidad (en el que buscamos causas y efectos) a uno de correlación (con el que trabajan los algoritmos). En definitiva, dejar de buscar respuestas para empezar a buscar las preguntas adecuadas.

Las empresas industriales y los nuevos ecosistemas de valor

El ecosistema de valor es una de las principales consecuencias de esta transformación digital disruptiva. Se trata de un conjunto de agentes que, actuando de manera colaborativa con aportación de conocimiento, permite la creación de valor en cada uno de ellos previamente inexistente. Tenemos casos de éxito de estos ecosistemas de carácter abierto más que evidentes, como por ejemplo Android: aunque llegó más tarde al mercado, hoy día es el líder indiscutible por la naturaleza abierta de su ecosistema.

Más concretamente en España, se está trabajando para crear ecosistemas de movilidad, lo cual pasa por la creación de nuevos departamentos, cooperación, alianzas y nuevos marcos de competencia. Como las prioridades más urgentes de estos ecosistemas, podemos destacar los sistemas de comunicación V2V y V2I, las nuevas plataformas de servicio y la integración del 5G en el coche.

¿Quieres aprender los principios en los que se asientan el diseño y fabricación de los productos inteligentes conectados? Fórmate con el Curso especializado en Internet of Things e Industria 4.0 de ICEMD. Encuentra toda la información e inscripciones, aquí.



Descargar e-Book

Comentarios

Deja tu comentario: