Inicio > Emprendimiento digital vs tradicional, ¿en qué se diferencia?

Emprendimiento digital vs tradicional, ¿en qué se diferencia?

Recurso artículo | Emprendimiento Digital | 3 minutos de lectura


Ramón Sastrón Urioste
CEO

emprendimiento digital

Emprender no es nuevo. Emprender tampoco es una categoría profesional propia de los millennials, la Generación Z, ni de la generación del baby boom. El emprendimiento es parte intrínseca de la evolución humana, ha sido el motor para sobrevivir, crecer, innovar, y transformar todo lo que nos rodea. El emprendimiento digital es una continuación de todo este camino.

Realmente hay poca diferencia entre el emprendedor digital y el tradicional. Ambos tendrán que pasar seguramente por las mismas fases y procesos. No obstante, la digitalización nos permite minimizar los riesgos, maximizar nuestras oportunidades de captación de clientes, implementar nuevos modelos de negocio y conocer mejor a nuestros usuarios a través de los datos. El Big Data se ha convertido en una tendencia fundamental que nos permite conocer mejor nuestros negocios y clientes.

El emprendimiento digital exige un cambio en la forma de montar y pensar los negocios: ya no podemos concebir productos o servicios para mercados locales; nuestro mercado es global. Tenemos que implementar herramientas de analítica que nos permitan conocer el comportamiento de nuestros usuarios y clientes. Tenemos que tener la capacidad de detectar nuevos modelos de negocio porque existirán oportunidades según vayamos creciendo. Amazon, por ejemplo, siendo un e-commerce, implementó hace pocos años el modelo publicitario: en el segundo trimestre del 2017 ya está facturando 1000 millones de dólares.

El emprendimiento digital: nuevas oportunidades de financiación

Una de las diferencias más relevantes entre el emprendimiento digital y el tradicional es la posibilidad de encontrar financiación a través de business angels o fondos de inversión. A través de estas vías se han podido desarrollar nuevas compañías tecnológicas que no tenían modelo de negocio inicialmente, pero que  han cambiado completamente nuestros hábitos y costumbres.

El objetivo de estos proyectos era lanzar productos que fueran usados por millones de personas y, una vez conseguido, encontrar la manera de monetizarlos. Hay muchos ejemplos: Google, YouTube, Facebook, Twitter e Instagram son los más emblemáticos. Todos ellos empezaron sin modelo de negocio definido y, una vez que tuvieron millones de usuarios, han sido capaces de integrarlos de una manera  exitosa.

Todo ha cambiado pero, en el fondo, todo sigue igual. Es verdad que ha cambiado la manera de adquirir usuarios, de relacionarnos con nuestros clientes, de implementar modelos de negocio… Sin embargo, hay algo que no cambiado y creo que nunca cambiará: la capacidad del emprendedor para detectar oportunidades, entender el mercado y ejecutar el plan de manera eficiente y rápida.

El emprendimiento digital está lleno de oportunidades. Si quieres especializarte en estos modelos de negocio, fórmate con el Máster en Digital Business de ICEMD. Encuentra toda la información e inscripciones, aquí.


Recursos relacionados

11 Dic 2017
Pagos en eCommerce: B2B, C2C y tendencias de futuro

Recorremos las tendencias que han abierto eCommerce, B2C, C2C, C2ER y el resto de modalidades de pago que han surgido en los últimos años. Una revolución llamada a terminar con el dinero en efectivo y que tiene mucho camino que recorrer en España.

08 Dic 2017
¿Qué es Design Thinking? El diseño como motor de cambio

Descubre a fondo qué es Design Thinking, un auténtico cambio de mentalidad que tiene un gran impacto positivo sobre los equipos de trabajo y sus resultados, incluidos los económicos. Explicamos qué es, su metodología y cómo aplicarlo.

06 Dic 2017
¿Por qué estudiar un curso de social media?

¿Merece realmente la pena estudiar un curso de social media? ¿Para qué me puede servir en este momento? ¿Y en el futuro?

05 Dic 2017
Experiencia de cliente: cómo hacer extraordinario lo ordinario

Walt Disney expresó la esencia de la experiencia de cliente: “lo que hagas, hazlo bien. Hazlo tan bien que, cuando la gente te vea hacerlo, quieran regresar y verte hacerlo de nuevo, y traerán a otros para enseñarles lo bien que haces lo que haces”.