lupa-para-analizar-una-web

Si quieres que tu estrategia SEO tenga éxito, una parte que no puede faltar es un análisis de tu página web; desde ahí podrás construir una base con objetivos realistas y conclusiones objetivas. En este artículo, aprenderás los fundamentos de la analítica web y cómo aplicarlos a tu caso.

Uno de los pilares de un buen plan de marketing es medir los resultados para saber dónde estamos y cómo podemos mejorar. Afortunadamente, los profesionales del marketing tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de datos que evalúan nuestro rendimiento. Una forma de medirlo es analizar nuestra página web, es decir, recoger todos los datos que almacena, estudiarlos y sacar conclusiones.

 

Originalmente cuando se analizaban webs se tenían en cuenta aspectos técnicos, como el tiempo de carga y otros detalles de su funcionamiento pero con el paso del tiempo el concepto ha evolucionado y ahora está también vinculado a métricas relacionadas con el marketing, como el tiempo medio de cada visita o las conversiones.

 

Es por eso que, si te dedicas al marketing, es fundamental que sepas cómo optimizar tu web, así que hoy comparto contigo la claves para analizar tu página web.

 

¿Por qué es importante analizar tu página web? 

En una estrategia de marketing digital, la web es el escaparate de tu negocio, el destino al que llega el usuario a través de las acciones de marketing.  

 

La página web representa tu marca, es el medio de contacto con tus usuarios y puede servir para conseguir esos leads que, bien tratados, serán tus clientes a futuro.

 

Con una buena web conseguirás más tráfico y visitas, te posicionarás mejor en los motores de búsqueda y ganarás visibilidad de marca. Está claro que tener una web trabajada es el primer paso para una buena estrategia de marketing, pero ¿de qué sirve tenerla si no sabemos sacarle provecho?

 

Una web almacena una gran cantidad de datos que describen el comportamiento de los usuarios y sus interacciones pero también la usabilidad y la eficacia de la página. Analizar toda esta información es fundamental para obtener insights que mejoren nuestro marketing.

 

Precisamente si analizamos nuestra web, recogiendo todos esos datos y utilizando herramientas que nos ayuden a almacenarlos, filtrarlos y visualizarlos, podemos sacar conclusiones muy interesantes.

 

Como bien apuntaba el físico y matemático británico William Thomson Kelvin “lo que no se mide no se puede mejorar y lo que no se mejora se degrada siempre”. Así pues me gustaría compartir con vosotros ocho pasos para analizar un sitio web.

 

8 claves para analizar una web 

Cuando decidas analizar tu web puedes evaluar muchos aspectos pero para empezar te propongo estos ocho pasos que considero que son esenciales:

 

 

Por eso, el primer paso es definir los objetivos de la web, pensar bien qué queremos conseguir : tráfico, ventas, visibilidad… y, en función de estos objetivos, establecer una serie de KPIs, indicadores de rendimiento, que te permitan medirlos y cuantificarlos.

 

 

Esto te ayudará a tener una visión global de la industria, conocer mejor a tus clientes y saber a qué cuota de mercado puedes aspirar. Además, identificarás tus fortalezas y debilidades y, por tanto, podrás redefinir tu estrategia.

 

Cuando analices otras webs debes prestar especial atención a la experiencia de usuario, la usabilidad y el contenido. Similarweb, SEMrush o Kompyte son herramientas que podrías utilizar para analizar a la competencia.

 

 

Es fundamental que el contenido sea de calidad y actual, tu sitio web debe contar con un blog o sección donde puedas ir publicando regularmente contenidos interesantes para tus usuarios y conseguir así un mayor engagement con ellos. Además, cuando definas el contenido de tu web ten presente en qué momento del funnel se encuentra el usuario, no haremos el mismo tipo contenido para el top of the funnel que para el bottom.

 

 

Para que esto sea posible la propia página web debe contar con una buena estructura, un esqueleto que ordene bien todas las páginas y contenidos de nuestra web. Contar con una página bien organizada y estructurada es fundamental para el SEO y la usabilidad y, además, le harás un favor al usuario: no es lo mismo acceder a una página con un solo clic que con tres.

 

Por estructura también entendemos el diseño de la web que determinará el uso de imágenes, vídeos, tipografía, iconos, enlaces… En definitiva, todo aquello que esté relacionado con la composición visual de la página.  

 

 

Un sitio web debe ser sencillo, cómodo e intuitivo para que la experiencia del usuario sea lo más positiva posible. El mejor principio de usabilidad es el KISS (Keep it simple, stupid), la simplicidad debe regir todas las páginas de nuestra web.

 

Para medir y cuantificar la usabilidad de tu web puedes evaluar, entre muchas otras,  el porcentaje de conversión, el tiempo de realización de una tarea, los errores o el grado de satisfacción del usuario.

 

Es también imprescindible que el diseño sea responsive, que esté optimizado y funcione correctamente en dispositivos móviles.

 

 

Para lograr un buen posicionamiento web debemos seleccionar palabras clave y trabajarlas con una buena estrategia de estructuración de la información y publicación de contenido.

 

 

Al final, el branding es extensible a todas las dimensiones de la marca, desde el logo hasta el tono de tus mensajes. Para ello es importante contar con un libro de estilo que marque estas directrices.

 

 

Nuestra presencia digital debe tener coherencia y todas las partes deben retroalimentarse.

 

Por ejemplo, que el canal de Youtube sirva también para derivar visitas a las landing pages de captación o de contenidos interesantes para el usuario. En resumen, que “el todo sea más que la suma de las partes”.

 

 

 

¿Quieres aprender las técnicas más avanzadas de SEO, SEM y Analítica web? Fórmate con el Programa Superior en SEO, SEM y Analytics de ICEMD. Encuentra toda la información e inscripciones, aquí.

Comentarios

Deja tu comentario: