Spammers

Los odio más que tú, pero hay mucho que aprender de ellos. Según algunas investigaciones, los hay que vendiendo pastillitas y cacharros falsos están sacando 4.600$... al día. Algo sabrán de emails. Vamos pues:

1. Asuntos “spam”: poner el nombre del destinatario en el asunto queda poco natural, pero si a ellos les funciona… Lo mismo con el uso de mayúsculas, caracteres raros o palabras prohibidas como el “gratis”. No se trata de que copies todo lo que hacen sin más, realiza antes pequeñas pruebas (tests) para ver qué pasa con los filtros anti-spam y el % de entrega. Los resultados podrían sorprenderte.

2. Look no-publicitario: no se esfuerzan por el diseño, y no es porque no tengan presupuesto. Simplemente saben que el típico look publicitario utilizado por el 99% de las empresas, con colorines y fotos, les funciona menos que los grises emails que parecen correos entre yo y mi prima, o los que podría recibir del banco, Hacienda o el FBI. Conseguir que te presten atención a tu email, ya es mucho.

3. Copy, copy, copy: el texto lo es todo. Entienden la psicología humana y saben apelar a ella. Quizás con poco de poesía y nada de corrección ortográfica, pero sí con las palabras que encienden y mueven a la acción, hablando de tus miedos y deseos más ocultos, dándote respuestas que nadie te da. Es más importante qué dices que cómo lo dices.

Si los spammers se ganan la vida con listas robadas y cero afinidad, ¿qué podrías hacer tú con una lista de gente que ha aceptado formar parte de ella?

– – – –

Si te ha interesado, aquí tienes más: Redactar emails que se Abren, se Leen y se Clican

Comentarios

Deja tu comentario: