plan de recursos humanos

Un plan de recursos humanos tiene como elementos clave innovación y talento para aprovechar los vientos de cambio

“Cuando soplan vientos de cambio, mientras unos construyen muros, otros construyen molinos”. Este milenario proverbio chino cobra en el contexto actual de transformación digital –o de cuarta revolución industrial, como ya la califica el Foro de Davos o el World Economic Forum- una inusitada vigencia al integrar dos variables de gestión en un plan de recursos humanos la innovación y el talento.




Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital





La innovación como respuesta a estos vientos del cambio –tecnológico, social demográfico, político– que variables impredecibles han hecho que un nuevo concepto se introduzca en el léxico del management: V.U.C.A. Un acrónimo formado por las iniciales en inglés de volatilidad, incertidumbre (uncertainity), complejidad y ambigüedad para describir esos nuevos escenarios en un mundo cambiante en el que el largo plazo se mide en semanas, y en el que “la disrupción” se manifiesta con creciente intensidad.

El talento, -el de “construir molinos” como metáfora de aprovechar las infinitas oportunidades de esta nueva era- , que sólo se activará desde una perspectiva en la que la cultura corporativa refleje un marco de creencias, valores, actitudes y comportamientos abierto a desafiar el Status Quo, a desprenderse de aquellos procedimientos superados y aprender permanentemente a conectar con los emprendedores, a conversar y co-crear con los usuarios convertidos en prosumidores. A prototipar rápido y ser embajadores de los valores intangibles de la marca de la que son auténticos embajadores -Brand Ambassadors– en cada una de sus expresiones.

Es responsabilidad del plan de recursos humanos y de los gestores del talento de “humanos con recursos”, y no ya más recursos humanos, favorecer, identificar, estimular, incentivar, reconocer y recompensar  la creatividad, la curiosidad y aquellas habilidades que precisamente son menos reemplazables por algunas de las tecnologías exponenciales que ya están cambiando nuestra forma de trabajar.

Solo así los profesionales seguirán siendo relevantes en el proceso de digitalización, decepción, disrupción, desmaterialización, desmonetización y democratización que ya ha transformado irreversiblemente la fotografía, la música, el cine, los medios y un largo etcétera, y está impactando actualmente en la banca (FinTech), los seguros, el comercio minorista (Ali-baba, Amazon.), el turismo y los viajes (Uber, BlaBlaCar, AirB´nB…), y que próximamente llegará a la energía, la salud, la logística, la educación… Ya nadie cuestiona si esta revolución industrial, tecnológica y energética llegará o no a su sector. La pregunta es “¿cuándo?” , y la respuesta es “pronto”.

Uno de los mantras de la innovación es que el futuro no puede predecirse –no tenemos bolas de cristal con esa capacidad-, pero sí puede diseñarse y fabricarse. Hoy hay empresas, grandes y pequeñas, multinacionales y startups comprometidas con el diseño de un futuro sostenible e innovador, y haciendo que las cosas que pasen, aprovechando la energía de los vientos del cambio para mover las aspas de los molinos que han construido, mientras otras se parapetan tras muros esperando que amainen estos vientos y vuelva la calma.

Y tú, en esta aventura vital de la innovación y con tu plan de recursos humanos, ¿qué vas a construir: muros o molinos?

El Senior Management Program in Digital Talent de ICEMD, El Instituto de la Economía Digital de ESIC, busca capacitar a los profesionales de los recursos humanos para que puedan afrontar el desafío de la transformación digital. Más información e inscripciones aquí.




Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: