internet de las cosas ejemplos

El Internet de las cosas terminará estableciendo nuevas formas en las que humanos y máquinas interactúan. En la medida que la tecnología siga evolucionando, serán comunes ejemplos de relaciones cada vez más complejas entre humanos y máquinas.

El Internet de las cosas (en inglés, Internet of things, abreviado como IoT) es una de las tecnologías más populares de los últimos años y una de las más próximas a su adopción generalizada, en relación a otras nuevas tecnologías como, por ejemplo, la inteligencia artificial o la Blockchain. Su capacidad de conectar dispositivos a Internet abre tanto un mundo de oportunidades de nuevos casos de uso y negocios, como una nueva forma en la que humanos y máquinas interactúan y se comunican.





Descarga gratis la guía: Retos oportunidades y consejos de la Economía Digital




Gartner pronostica más de 26 billones de dispositivos conectados a Internet en el año 2020. Otras fuentes hablan, incluso, de entre 50 a 100 billones de dispositivos conectados y generando datos en tiempo real. Los ejemplos de Internet de las cosas en el mundo son cada vez más generalizados y avanzados, demostrando el potencial de la tecnología y la necesidad de establecer mecanismos que gestionen la correcta interacción y comunicación entre dispositivos y otras máquinas con los seres humanos. También, la interacción entre las propias máquinas. Hablamos, por tanto, de tres tipos de interacciones: persona a persona, persona a máquina y máquina a máquina.

2 tipos de interacciones en IOT 

Todos estos ejemplos de Internet de las cosas, que suenan a ciencia ficción o a un futuro muy distante, no lo son. Por ello, la importancia de que todos los datos que los dispositivos serán capaces de generar, el análisis de la información obtenida y las decisiones que los dispositivos podrán tomar en nombre de personas, sean debidamente gestionadas para que su impacto sea positivo. Internet de las cosas es un pilar básico de la nueva sociedad digital a la que nos dirigimos, un futuro en el que humanos y máquinas van a interactuar de una forma totalmente diferente a la que conocemos. No obstante, como todo, ninguna tecnología es independiente de otras y, para que el Internet de las cosas nos pueda ofrecer servicios como los ejemplos anteriores, requiere de la evolución de otras tecnologías como las mencionadas inteligencia artificial o Blockchain, que permitan a las máquinas tomar decisiones de forma adecuada, a la vez que disponer de un medio de comunicación seguro que garantice la identidad digital de los dispositivos, evitando la suplantación de un dispositivo por un hacker u otro dispositivo malintencionado.


¿Te interesa La inteligencia artificial y las tecnologías de vanguardia? Conviértete en un experto con el Programa Superior en en Internet de las Cosas e Industria 4.0 de ICEMD. Puedes ver toda la información y el modo de inscripción aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: