Hiperconectividad

Sumergirse en la transformación digital supone lidiar con un amplio abanico de nuevas tecnologías que son lanzadas diariamente al mercado. Dispositivos y aplicaciones que cada vez nos facilitan más la vida, el trabajo y cualquiera de las tareas a las que se enfrenta el ser humano. Pero detrás de todos estos servicios y soluciones se encuentra latente la hiperconectividad.

En la hiperconectividad no sólo están implicadas las personas, sino las máquinas, sensores, aplicaciones y dispositivos. Echando la vista atrás podemos ver la rápida evolución de la que estamos siendo testigos. Hace diez años había cerca de 500 millones de dispositivos conectados a Internet. Hoy en día, ese número ha crecido entre 10 y 20 mil millones, y para 2020, se estima que habrá entre 40 y 50 mil millones. Muchos serán dispositivos con los que estamos familiarizados a día de hoy: computadoras portátiles, tabletas, teléfonos inteligentes… Pero muchos más serán los objetos físicos cuya función principal, sin ninguna intervención humana, será la de capturar datos (a través de sensores) y luego transmitirlos a otros lugares vía Internet, donde se puedan almacenar (Cloud) y analizar para permitir una mejor toma de decisiones (Big Data e Inteligencia Artificial).  





Descarga gratis la guía: Las 10 competencias para triunfar en la Economía Digital




Este concepto se engloba en Internet of Things (IoT o Internet de las Cosas), que pretende reflejar la profunda transformación y el radical cambio de paradigma que está experimentando nuestra forma de vivir en hogares, ciudades y entornos de trabajo. El término Internet of Things no es nuevo, y de manera simple podría definirse como un conjunto de dispositivos inteligentes (coches, pulseras fitness, televisores, etc.) que disponen de sensores, software, on electrónica para conectarse a una red y almacenar e intercambiar datos.

Las empresas serán las principales entidades que adoptarán las soluciones IoT, focalizando en tres puntos fundamentalmente:

1) la reducción de los costos en procesos y operaciones.

2) aumentar la productividad.

3) expandirse a nuevos mercados o desarrollar nuevas ofertas de productos.

La hiperconectividad llevada a cifras de algunas de las principales empresas o consultoras nos deja los siguientes datos:

Pero IoT va más allá de este tipo de objetos y podemos empezar a construir soluciones mayores, ampliando el área de influencia y generando sinergias entre dispositivos y la información que intercambian. Aquí tenemos ya los hogares inteligentes, que empiezan a ser gestionados por dispositivos con inteligencia artificial (I.A.) como Google Home o Amazon Echo.  Pero también podemos estar hablando de Smart Cities o Industry 4.0.

Además, estos objetos pueden hablar entre ellos. Algunos de los más evidentes son los coches autónomos Driverless, que se conectan con el sistema de tráfico de la ciudad para diseñar rutas óptimas. O el frigorífico con nuestro supermercado para gestionar el próximo pedido. O dispositivos wearables con trabajadores que permitirán reducir los riesgos laborales. También pueden impactar en el cuidado de la salud, por ejemplo, el monitoreo remoto y en tiempo real del paciente. Lo que sí está claro es que transformará industrias existentes, pero también generará nuevos modelos de negocio, y no sólo cambiarán el sector industrial o sanitario, sino también sectores como el retail, deportivo o financiero.

Esto es una evidencia. Todo estará, o está ya en muchos casos, hiperconectado. Las personas con wearables, casas, coches, ciudades, fábricas… nada va a escapar de la hiperconectividad. Sin olvidar que este tipo de comunicación también crea enormes cantidades de datos, o Big Data.  Trillones de eventos están ocurriendo cada segundo, y esta comunicación a través de una red puede crear ciertos riesgos.

Algunos de los peligros de la hiperconectividad es que están permitiendo nuevos tipos de ataques DoS. Los dispositivos representan un nuevo conjunto de objetivos por la exposición potencial de datos, y la capacidad de poder servir de puente para atacar servidores de empresas. Es necesario que fabricantes, desarrolladores de software e instituciones tomen conciencia de estos retos y trabajen conjuntamente para mitigarlos.

El Máster en Digital Business de ICEMD permite a los profesionales adquirir una visión global, estratégica y táctica, para afrontar los retos de la hiperconectividad. Más información e inscripciones aquí. Además el Programa Superior en internet de las cosas e industria 4.0 es una formación específica que puede maximizar los resultados de los profesionales. Consulta toda la información aquí.





Descargar e-Book




Comentarios

Deja tu comentario: